La elección de un buen vigilabebés.

Saber qué vigilabés es mejor cuando nos enfrentamos por primera vez a la compra de un aparato de este estilo no resulta nada sencillo. Hay infinidad de marcas, modelos y características similares. Entonces nos surgen las dudas, ¿qué intercomunicador comprar? ¿cómo escoger correctamente?

Lo más habitual es que nos dejemos llevar por las recomendaciones y opiniones de nuestro entorno, pero lo cierto es que no todos los papás buscamos lo mismo en un monitor de escucha para nuestro hijo.


Como especialistas en vigilabebés hemos elaborado un decálogo con las claves de cómo escoger un vigilabebés sin arrepentirnos pasado el tiempo.

  • 1 - Básico o Completo.
    En el primer grupo encontraríamos intercomunicadores solo con sonido, sin pantalla. Si bien cumplen perfectamente con su función suelen tener un alcance limitado y no tantos accesorios. Incluiríamos aquí los que son analógicos. Los que denominamos completos ofrecen imagen en color, son bidireccionales y permiten visionado con la luz apagada. Pueden tener otras funciones como verse desde iPhone, iPad y otros dispositivos.
  • 2 - Alcance de la señal.
    Van desde 150 a más de 350 metros y es algo que tendremos que tener en cuenta si vivimos en un hogar grande o con varios pisos en los que debemos asegurar una buena calidad de recepción del sonido, imagen etc.
  • 3 - Alimentación.
    Baterías, pilas, posibilidad de enchufarlo a la corriente o tiempo de autonomía.
  • 4 - Vigilabebés para gemelos, mellizos o hermanos.
    Cualquier monitor que permita incorporar más de una cámara, lo que se denominan cámaras adicionales, puede adaptarse a esta situación. Dependiendo del modelo, podríamos incluso seleccionar que se muestren las imágenes con la pantalla dividida para ver a los dos niños al mismo tiempo. Otros aspectos a tener en cuenta: facilidad de transporte, control del movimiento del bebé, número de canales para huir de cualquier interferencia, luz de compañía, nanas...